Archive for April, 2016

Radio

Radio Vida 1040 468x100

Comments Off on Radio more...

Mayordomía Cristiana

¡Dios les bendiga!

Hace unos días les prometí un artículo sobre la mayordomía. Cuando hablamos de mayordomía en el marco cristiano o bíblico no es lo mismo que hablar de mayordomía en el marco de la sociedad o la actualidad. Hoy día si te preguntan si quieres ser mayordomo, seguro preguntaras, ¿de quién? Y es muy válida la pregunta. Pues a una persona rica, no le interesaría ser mayordomo de alguien pobre ya que hoy la palabra mayordomo es sinónimo de servidumbre. Sin embargo, en los tiempos bíblicos el mayordomo era más que un criado. Era un administrador de las riquezas y bienes de otra persona. Si vamos más atrás de los tiempos bíblicos, era un cayo, lo que hoy día es un tutor (Luri Prudente.)

La figura más cercana a un mayordomo en la Biblia es José. Quien fue nombrado administrador de todas las riquezas de Faraón. Sin embargo, la idea de la mayordomía se encuentra en la misma creación, cuando Dios puso en las manos de Adán todo lo creado. No era de Adán, pues todo es de Dios. Hoy día hemos perdido esa perspectiva. Todo sigue siendo de Dios y nosotros seguimos siendo administradores. Hay una palabra que añade confusión a este tema, la palabra a la que me refiero es talento. Talento es traducida y entendida de acuerdo a lo que significa en la lengua castellana, agilidad, destrezas, don… Pero en realidad la palabra usada en la Biblia se traduce, moneda. En la parábola de los talentos se trata de monedas, dinero. Si cambiamos el significado esta parábola toma un sentido muy diferente, veamos:

Parábola de los talentos
14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que, yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.
15 A uno dio cinco monedas, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.
16 Y el que había recibido cinco monedas fue y negoció con ellos, y ganó otras cinco monedas.
17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.
18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.
19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.
20 Y llegando el que había recibido cinco monedas, trajo otras cinco monedas, diciendo: Señor, cinco monedas me entregaste; aquí tienes, he ganado otras cinco monedas sobre ellos.
21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
22 Llegando también el que había recibido dos monedas, dijo: Señor, dos monedas me entregaste; aquí tienes, he ganado otras dos monedas sobre ellas.
23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
24 Pero llegando también el que había recibido una moneda, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;
25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu t moneda en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.
26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.
27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.
28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.
29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.
30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Vemos que esta parábola se trata de dinero, El Señor nos entrega sus riquezas para que las administremos para beneficio de su Reino. Si leemos el Libro De Los Hechos vemos que los primeros cristianos tenían esto muy claro. La pregunta que me hago es ¿llegara la iglesia de hoy a imitar la iglesia de los Hechos? Muchos contestaremos que es imposible. Pero para Dios nada es imposible. Para llegar a este concepto de la mayordomía solo tenemos que entender nuestra misión en el Reino y usar todos nuestros recursos en esa misión.

Entender que todo lo que eres y todo lo que tienes es de Dios y ponerlo en las manos de Dios. Orar y pedirle a Dios instrucciones para usar tu vida y todo lo tuyo en la avanzada del Reino. La guerra del Reino es por las almas perdidas. No es por riquezas ni Templos, ni nada por el estilo. ¡Es por almas! Cada segundo que pasa almas se pierden. Y nosotros tenemos los recursos necesarios para salvar almas. Tenemos el tiempo, el dinero y la capacidad para hacerlo. Pero nos enredamos en las cosas del diario vivir y no vemos lo que está pasando a nuestro alrededor. Almas se pierden. Eso es lo que está pasando. Creemos que las almas necesitan templos cómodos y lujosos. Y nos ponemos a construirles templos. Creemos que necesitan entretenimiento y le traemos Cantantes y oradores famosos. Creemos que necesitan comida y le damos compras. Cuando lo que necesitan es a Cristo. Necesitan el Amor de Dios. Necesitan ir a dar lo que le dimos. Dale A Dios y que vallan a dar a Dios. Nada más. ¡Pero cuanto nos gusta complicar las cosas!

Nuestro mayor tesoro es Dios. Compártelo hoy con un alma y enseña a esa alma a hacer lo mismo.

Comments Off on Mayordomía Cristiana more...

Copyright © 1996-2010 Radio Vida 1040. All rights reserved.
iDream theme by Templates Next | Powered by WordPress